La Casa Blanca vuelve a denunciar a Texas tras ahogamiento de tres migrantes

El gobierno de Joe Biden denunció nuevamente este domingo la obstrucción de Texas a la patrulla fronteriza para que acceda a un sector de la frontera con México, tras el ahogamiento de tres migrantes.

Partidario declarado de Donald Trump, quien hizo del combate a la inmigración un tema prioritario de su campaña electoral, el gobernador republicano Greg Abbott desafía abiertamente la autoridad del gobierno de Biden, al que acusa de haber causado una crisis migratoria en la frontera.

«El viernes por la noche, una mujer y dos niños se ahogaron cerca de Eagle Pass, y las autoridades de Texas impidieron a la Policía Fronteriza (US Border Patrol) tratar de asistirlos», declaró el domingo un vocero de la Casa Blanca, Angelo Fernandez Hernandez.

«Mientras continuamos estableciendo los hechos de estas trágicas muertes, una cosa es clara: las estratagemas políticas del gobernador Abbott son crueles, inhumanas y peligrosas. La Policía Fronteriza debe tener acceso a las fronteras para hacer cumplir nuestras leyes», añadió el vocero.

Un legislador demócrata de Texas, Henry Cuellar, también acusó a la Guardia Nacional de Texas, que tomó el control exclusivo de un sector clave de la frontera, «de no haber autorizado el acceso a la Policía Fronteriza para salvar a los migrantes».

«Es una tragedia, de la cual el estado de Texas es responsable», afirmó en un comunicado el sábado.

El Departamento Militar, responsable de la Guardia Nacional texana, indicó haber sido contactado por la patrulla fronteriza el viernes por la noche sobre la situación de emergencia, y sostuvo que una de sus unidades «buscó activamente en el río con luces y lentes de visión nocturna», sin hallar migrantes en peligro o cuerpos.

Según Cuellar, los tres cuerpos fueron hallados por las autoridades mexicanas.

 

– Pulseada judicial –

En diciembre, un tribunal federal de apelaciones prohibió a la patrulla fronteriza dañar el alambre de púas instalado por Texas cerca de la ciudad de Eagle Pass, en el Río Grande (llamado Río Bravo en México), a no ser que lo justifique una emergencia médica.

El Departamento de Justicia acudió a la Corte Suprema para intentar revocar esta sentencia, pero esta semana la Guardia Nacional de Texas comenzó a instalar más alambre de púas, afirmó la asesoría jurídica de la administración Biden, Elizabeth Prelogar, en un recurso enviado el viernes a la máxima instancia judicial del país.

«Los nuevos alambres, cercas y puntos de acceso bloqueados prohíben efectivamente a los agentes de la patrulla fronteriza acceder o acercarse a la frontera a lo largo de este tramo de 2,5 millas», o sea 4 km, afirmó en el documento, que acompaña de fotografías.

En este tramo figura la zona de Shelby Park donde se encuentra una rampa para botes desde donde la patrulla fronteriza lanza sus lanchas y un «área de preparación» donde comienza a inspeccionar a los migrantes que intercepta en el lugar, precisó.

Además se quejó de que los agentes no pueden colocar camiones móviles de vigilancia, lo que les resta visibilidad.

De este modo Texas ha impedido que la patrulla fronteriza «vigile la frontera para determinar si un migrante requiere la ayuda de emergencia», advirtió la asesora jurídica.

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.